Most popular

¿Cómo aprender a odiarte, amor?

Él era perfecto. Perfecto, perfecto, perfecto. Una sonrisa preciosa, un porte increíble y una presencia de la que ni qué decir. Un caballero de...